DOVE È LA LIBERTÀ?

el arte por colores. colores con K, de okupa y resiste.

sobre kike méndez monasterio, y su cutre intento de manipulación.

Hablemos del artículo de opinión de Monasterio, titulado “Hugo no quería morir“, y publicado en theobjective.com.

Yo no quiero pecar de criticona de estilo a un tío que tiene todos los premios de literatura que la España fascista todavía da. Pero (pero) no me parece una introducción adecuada una metáfora algo cutrona sobre finales y epitafios, para hablar de la muerte del Cmdt Chávez. Pero bueno, concedámosle que esa metáfora tiene sentido. A lo loco. Y luego haremos ver que de verdad no está seguro de si el epitafio que cita es el de Mihura o no (me es irritante la falta modestia). Así que vayamos a lo importante. Cita lo que se dice que fueron las últimas palabras de Chávez (“yo no quiero morir, por favor, no me dejen morir”), e intenta ser ocurrente y divertido con argumentos como “cómo va a querer morir un tío multimillonario como Chávez”. ¿Datos? Ninguno, faltaría más. ¿No veis que tiene premios este tío, premios de literatura? Esto ya se avala por sí sólo. Así que no sabemos de dónde saca Monasterio (el apellido le va a dedillo) los dos mil millones de dólares de Chávez. Esperemos que sea una afirmación con algo más de veracidad de las que tenía la Forbes cuando le dio por sacar la supuesta fortuna de Fidel Castro (qué cutre eso también). Y aunque sean datos verídicos, ¿desde cuánto a la gente capitalista y de ultra derechas, como Monasterio, les molesta que seamos ricos? Se ve que sólo les molesta además de rico, eres medio listillo. Pero sigue, y añade que, quizás, no quería permanecer con vida por sus millones, sino porque ya se olía, en una “lucidez premortem” (palabras textuales de Monasterio), que Maduro sacaría a “sus camisas rojas disparando a estudiantes”, o las colas para “adquirir algo de comida”.

Es curioso, digo, que un tío que empieza un artículo de política con una metáfora sacada por los pelos sobre finales o bodrios, no le dé por pensar que, quizás, las últimas palabras de Chávez no fuesen literales. Sobretodo teniendo en cuenta su último y más famoso twit. A lo mejor Monasterio es de éstos que piensan que la literatura sólo puede ser escrita, y ¿cómo va un tío, hablando, hacer una metáfora? Y además, si se ve que era rico, ya…

Pero está bien. Digamos que se le escapó la posibilidad. Chávez, huelga aclarar, hablaba de no dejar morir el chavismo, la revolución bolivariana, que sus esfuerzos y los del pueblo venezolano siguiesen y no se dejasen morir, por favor. Pero dejemos ya el tema de sus últimas palabras, porque me nacen más preguntas y me pongo nerviosa. Por ejemplo: ¿un ultra católico como Monasterio no debería tener algo más de respeto por un muerto, además cristiano como Chávez? ¿Por sus últimos deseos? Sumemos al hecho de que no me gusta la falsa humildad, que todavía me gusta menos la doble moral.

Antes de entrar en la hilarante conclusión de Monasterio, aclarar quién es. Este tipo es columnista de La Gaceta -Intereconomía-, que se caracterizan, no sólo por se de ultra derechas, sino por no acabar de condenar doctrinas como las franquistas, y claro, por tirarse hacia la mentira y la blasfema (¡preguntadle a Wyoming, si no!).

Dicho esto, veamos esta conclusión del calibre manipulativo de “yo lo digo, y si cuela, cuela, y sino, me la pela”. Defiende, Monasterio, que el chavismo hace como su fundador, Cmdt Chávez, que no quiere morirse a pesar de estar “tan desahuciado por todos”. Afirmaciones de éste calibre, quiero decir, sin ningún tipo de dato de nada, no merecen ni ser comentadas. Pero es que Monasterio es de las personas más cutres y miserables que he leído últimamente, y decide añadir “por todos”. ¿Por todos? ¿Qué todos? ¿Los que votaron en 2013 a Maduro por mayoría? ¿O los que siguieron votando en pro del chavismo en pueblos y ciudades? Pregunto. Para que no queden dudas. Tampoco es casual el usar la palabra “desahucio”, que en España, ahora mismo y por culpa de las derechas, nos produce tantísimo pavor. Quizás la use para referirse al chavismo y al post-chavismo de Maduro, para hacer un guiño a los planes de Vivienda de Maduro, que recientemente han dado casa a centenares de personas.

Pero sigue. Y sigue diciendo que Maduro debería preguntarle a los pajaritos de su mansión presidencial (interesante que recalque que vive en una “mansión presidencial”, e igual de interesante será cuando se queje de lo mismo en España, que también viven donde viven), a ver si “alguno le inspira un final acorde a sus delirios socialistas”. Yo, ya alucinada, me limito a reproducir las palabras del cantante de Ska-p para hablar de Nicolás Maduro: “prefiero un presidente que hable con pajaritos, a otro que hable con los buitres del FMI”. Quede dicho. Ska, ska, ska.

Y la frase final, para acabar fuertes, ya se sale, ¡se sale! Llama a Maduro tirano de rojo (dictador de izquierdas), y añade que está fusilando a su pueblo. Y yo me des-co-jo-no. ¿Qué afán de periodismo es el creerte que por tu santa madre tu palabra es tan fiable que no necesitamos datos? Bueno, es el afán periodístico de Intereconomía, que como mienten, y sin disimulo ni una mierda, pues entonces no se cortan un pelo. Como decía: yo lo digo, y si cuela, cuela, y si no, ¡me la pela! Que total, ya tiene premios. Obviamente, Maduro es legítimo democráticamente, nos guste o no nos guste, como ya sabemos desde 2013. Bueno, Monasterio se ve que no lo sabe, esperemos que alguien se lo explique en adelante. Y en cuanto a los fusilamientos… Bueno, es que no ha habido ningún fusilamiento del Gobierno de Maduro hacia el pueblo venezolano.

Y así nos va. A este tío, os animo, a pararle por la calle y registrarle, y si lleva un bolígrafo, ¡se lo quitáis!, porque creo que está claro que no debería seguir escribiendo. Como mínimo, periodismo.

Entonces yo, tras leer este bodrio de Monasterio, he pensado, ¿qué más habrá escrito este tío? Bien (consultar aquí lo que cito), aquí un párrafo de su columna “Infanta de España con fondo de juez” (leedla, porque alucinaréis, con esa retórica del siglo XIX y esas palabras pseudo-cultas, es genial). Entonces, frase: “Cuidado, a las dinastías se les empieza acusando de delitos -o errores, o fracasos- que parecen contrastable realidad, y se les acaba condenado por el hambre que provoca la sequía, o los estragos de la viruela, enseguida convertidos en ninots que deben arder para purgar las culpas de todos”. ¡Cuidado, cuidado! Por que, a ver, una cosa es una dictadura de rojo izquierdista lame-culos de Castro como la de Maduro, que además, como ya vimos, está plagada de hecho irrefutables, y otra cosa es querer encolomarle males como las sequías a la Monarquía. Eso no, ¡eso no! Porque, en fin, ¿qué tendrá que ver la Corona Española de los Borbones con ciertas pobrezas en el mundo? Sin ir más lejos, con la de América Latina. Es esta doble moral, tan idiota, que me alucina. Entonces, a los rojos, nos inventamos lo que nos viene en gana, y aquí no ha pasado nada, ahora, la Infanta (y mira que Monasterio no es un fan loco de la Monarquía actual española), cuidado con la Infanta, a ver si de unos robos de millones por parte de su marido, este pueblo loco querrá llegar a pasar cuentas por toda la historia de los Borbones. No, y más no. Debeomos despistarles… ¡Mirad! ¡Es Maduro! ¡Está fusilando gente! Pues claro que sí, guapetón.

Entonces tiene una serie de artículos (“Todavía monárquicos” o “Pobre Justin”) que, directamente, no dicen nada.

Pero, para acabar, porque tengo gancho para hablar de este tío días -¡semanas!-, pero no es tan crucial, citar el artículo “Morir para nada”, a cerca de Gregorio Ordóñez, un español que nació en Venezuela. (¿Esto merece un artículo de periódico? Deja, deja, que se ve que sí). Empezar citando el primer párrafo post-colonialismo total: “nacido en Venezuela, que es un sitio magnífico para que nazca un español, como en ese tiempo en que nacían españoles en varios continentes y en los dos hemisferios, y que pone de relieve algo de lo absurdo y lo miserable que tiene el separatismo.” Pum, xin pum. ¿Separatismo, eh? Quins collons. Pero es un artículo interesante de leer, porque mientras exalta lo que España fue (¡donde no se ponía el sol!), raja de Zapatero a la mínima y de los rojos (como si ZP hubiese sido rojo alguna vez), y así. Al tún tún. Porque, a ver, al final, si no tienes noticia y cada día tienes que inventarte esto o lo otro, ¿qué cosa hay más fácil que caer en el sensacionalismo, por ejemplo, como el de la trágica y derechista historia de Gregorio Ordóñez?

Advertisements

Respondi

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Ŝanĝi )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Ŝanĝi )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Ŝanĝi )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Ŝanĝi )

Connecting to %s

%d bloggers like this: