DOVE È LA LIBERTÀ?

el arte por colores. colores con K, de okupa y resiste.

7 cosas que me cagan de London.

1. La loca cantidad de cámaras de videovigilancia que llega a haber en esta loca ciudad.

crazy-surveillanceSin exagerar -sin exagerar NADA, de hecho-, en un tramo de escaleras mecánicas del metro hay ocho cámaras. Por ejemplo el tramo que va de la Picadilly line a la Jubilee line. Es más, algunas de las cámaras se enfocan entre ellas. Pero lo más curioso es que siguen intactas. Es decir, yo me imagino esto en España (claro, me sobran comparativas), y lo veo imposible. Me costaría mucho creer que la gente de España, de Catalunya o de Barcelona tolerase tal cantidad de videovigilancia a su alrededor (sin que las cámaras apareciesen rotas al siguiente amanecer). Otro ejemplo loco: en los ascensores de los aeropuertos hay tres cámaras por ascensor. ¿Para qué? ¿PARA QUÉ? Cada cámara vale alrededor de 600 euros (o de £500).

Es la ciudad más vigilada del mundo -y sino lo es, ese es uno de sus motes más famosos. Y todavía no he entrado en la City, no quiero ni pensar en… ¿Tanto dinero hay en London?

2. La constante demostración inglesa de que los ingleses son ingleses y nunca otra cosa.

Entiendo que no quisiesen el € (aunque me parece rarito de cojones), pero lo entiendo. Vamos, ahí siguiesen las buenas de las pesetas. Pero ¿conducir por el otro lado? Quiero decir ¿eso es práctico? En cuanto sales de UK, te han jodido, acostúmbrate a hacerlo por la derecha. Bueno, bien, pero ¿enchufes de tres conectores? Joder. Y lo del té. Lo del té es un grandioso espectáculo.

darwin-billete-de-10Ahora, el sumum de lo freak de este lugar es el diseño de los billetes. Entiendo que la cara de la Reina salga en ellos. Al fin y al cabo, ella es el dinero de UK. Pero ¿la cara de Darwin? ¿Charles Darwin?

3. Pedirte un café en London…

Claro, yo pido bastante café. Y voy mejorando. Llegué con el horroroso “coffe with milk”, luego empecé a usar el correcto “a latte”, y ahora, más prevenida, uso “a latte” y añado “small”, porque sino, se animan macho, y te ponen un “big latte” que te quedas muerta. Pero muerta de verdad. A lo mejor es más de MEDIO LITRO de café con leche. Son exagerados hasta lo estrambótico. Mira, para tener las medidas reales en la cabeza, una taza (relaxing cup) grande de café con leche, mide un centímetro más que un bolígrafo bic de pie, y claro, es bastante ancha. Así van todo el puto día, corriendo de arriba hacia abajo.

london-bus-hd-wallpapers-1080p-imagesize1920x10804. Puntos en positivo: el transporte público.

Se paga. Y no hay ovarios -ni huevos- a no pagar. Ahora, cada minuto tienes un metro y un bus, a todas horas. Es fantástico. Porque London es inmenso, y sin transporte público esto sería un horror. Vamos, que lo pagas un poquito más a gusto que en, por ejemplo, Barcelona. Eso sí, los autobuses son preciosos, pero el metro es de un cutre…

Y es ultra moderno. Yo llegué y parecía tonta. Hay la tarjeta magnética, que la rellenas de £ y no tienes que “picar”, sólo rozarla con una historia y ya se te abren las puertas. Como muy cómodo y muy de los siglos venideros.

5. Comer en London.

Creo que antes de pisar esta ciudad de la pseudo-comida, no apreciaba lo bien que se alimenta una en el Mediterráneo. No hay un puto restaurante inglés. Todo es “spanish” o “italian” o “persian” o “lo que sea menos inglés”. Excepto, claro está, algún que otro “fish and cheeps”, que es un plato estrella que nunca entenderé (pescado frito con patatas fritas). Lo peor, de verdad -peor que el clima-, es la comida. Es alucinante. Mira, sin ir más lejos, yo vivo en Baywater ahora mismo (al lado ladito de Nothing Hill), pues en el supermercado de la calle de atrás de la mía, no hay comida. Es decir, SÓLO venden comida preparada. No hay arroz, pasta o legumbres, o variantes. NO HAY. Es para no creérselo.

6. Hacer amigos.

Muy fácil. Eso sí, no serán ingleses. De hecho, en London no hay ingleses. London es una ciudad italiana con algo de inmigración inglesa, dicho queda.

7. Lo mejor: su multiculturalidad.

imagesAquí, en CINCO DÍAS, me he encontrado desde médicos cirujanos con la cara tatuada, hasta judíos con las patillas larguísimas. He oído por ahí que la población de London es en su 60% inmigrante (ahí estoy yo). Hay la tira de italianos y españoles, la ostia de negros y asiáticos, y claro, un montón de indios e indias. Es estupendo. Además, la cultura del guetto no parece estar muy presente aquí. Todas las razas están mezcladas y es precioso. Excepto los ingleses, que suelen ir con ingleses.

Advertisements

Respondi

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Ŝanĝi )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Ŝanĝi )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Ŝanĝi )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Ŝanĝi )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on Oktobro 29, 2013 by in MiArte rojo and tagged .
%d bloggers like this: